Cuando aún retumba en nuestra cabeza la expresión…“Un paloooo, un paloooo”, el pasado 23 de marzo de 2015 falleció Gary Dahl, puede que a muchos no les resulte familiar, pero es sin lugar a duda, el padre de algo tan bizarro como la frase del palo.

Si te decimos que alguien se puede hacer millonario vendiendo piedras no más grandes que una mano, es muy probable que pienses que es imposible, pero esto sucedió allá por el año 1975, cuando internet, las redes sociales, y ni tan siquiera los ordenadores personales, formaban parte del vocabulario y la vida de las personas de este planeta, cuando el marketing, y la forma de vender, eran de otros tiempos, fue cuando un tipo creativo, un director creativo, logro que la gente comprara piedras mascotas para regalar, las llamadas Pet Rock.

La “rocambolesca” historia se le ocurre, como suele pasar a cualquier creativo, en un momento de relax, tomando unas cervezas en un bar con los amigos, mientras estos, hablaban de mascotas, y de lo tedioso que era sacarlas a pasear cuando no te apetecía, sus continuos cuidados, cuando enfermaban, fue entonces cuando cualquier otro hubiera asentido, pero Gary se le enciende la bombilla e idea ese loco concepto, que definió para la revista People como “La gente está tan malditamente aburrida de todos sus problemas que las piedras les transportan a un viaje de fantasía”.

20150401171929-pet-rock
Tu querías un perrito, pero dan mucha guerra, feliz navidad de 1975!
Publicidad

Sea como fuera, el regalo fue una auténtica pedrada para la época, y las ventas no tardaron en dispararse, el precio de por aquél entonces, no llegaba a los 4 euros al cambio, y de Gary podemos extraer los siguientes axiomas, que no hay idea absurda, y que todo se puede vender, con un bonito y creativo packaging. Te puede parecer barato 4 euros, pero si piensas que no era más que una piedra de río, sin duda, es un acierto desde el punto de vista del marketing, y ha pasado a la historia como ejemplo de varios conceptos.

Vender una piedra sin más ni más, no hubiera triunfado sólo por su precio económico, el éxito fue que la idea estaba bien orquestada, venía con una caja de cartón con agujeros a modo de respiradero, con el texto, la caja incluye una Mascota Piedra con pedigree, dentro un lecho de paja donde se apoyaba la piedra, y un manual de lo más divertido donde se daban instrucciones para mantener, educar y realizar juegos con la mascota, entre las que se incluía, habilidades como hacerse la muerta, sentarse, y darse la vuelta, aunque para esto advertía, que debía de ser ayudada.

Pet-Rock-Gary-Dahl
El hipster Gary pensando, “Ey! soy rico vendiendo pedrolos, madefacars!”

Esto le valió para que en un año, ingresara la cifra de unos 2,7 millones de euros al cambio, y aunque registró la marca e idea, pues pasó lo que siempre pasa, que le salieron competidores rápidamente. Y como toda gran idea, no está exenta de polémica, y es que sus dos socios, le demandaron porque consideraban que Gary se quedó con la gran mayoría de los beneficios, y el juez les dio la razón.

[pull_quote_center]Teoría de 1º de economía, ¿Cual debe ser el beneficio teórico de una empresa? Pues el beneficio debe ser 0, porque si es positivo, entra competencia, y si es negativo, el que te sales eres tu con tu idea de mierda xD[/pull_quote_center]

Hoy en día, se puede comprar la versión moderna de esta locura, por 20 dólares aproximadamente, dejó un legado de creaciones locas, padre sin duda y antecesor del Tamagotchi, no dejemos de lado esa cosa rara que la regabas y le salía césped en la cabeza o como ellos lo llamaban, pelo.

[dropcap type=”3″]*[/dropcap]

Así que ya sabes, la próxima vez que tengas una idea loca para tu negocio y la gente se descojone, ya lo sabes, acuérdate de Gary y su Pet Rock, vístelo de un packaging divertido y creativo, y ve a por todas.

Pet_rock
Ohhh, pero que “ruckis” que son! Un regalo para toda la vida. Mucho antes que la mierda con ojos del Whatsapp, estaban las piedras con ojos!