La música nos lleva, nos trae, a cada paso, en cada rincón, está presente en una gran parte de nuestro tiempo, nos emociona, nos hace recordar, ponernos la piel de gallina, incluso saltarnos alguna lagrimilla, nos traslada en el espacio y tiempo, nos atrapa y secuestra.

Muchas veces parece pasar desapercibida mientras miramos perplejos un video publicitario, sin saber que es gracias a su embrujo donde se cocina el secuestro en pro de ese mensaje publicitario tramado por una marca, cocinado en la cocina de algún estudio creativo, en el que nada es al azar, y menos la pieza musical seleccionada.

La música es el envoltorio perfecto para un mensaje publicitario, para un soporte visual como un video, creando en su conjunto la llamada memoria audiovisual, en el marketing lo visual es extremadamente relevante, al fin y al cabo somos animales visuales, pero la música es un elemento de persuasión que atrata al subconsciente haciendo fijar la atención sobre lo que nos interesa.

MÚSICA Y CINE, HISTORIA.
Publicidad

Pero hagamos un poco de historia, mucho antes que la publicidad inundara cada rincón de nuestra vida, allá donde el cine era completamente mudo, se posicionaba a pie de foso una banda de orquesta que facilitaba la inmersión en la atmósfera correspondiente del film.

La necesidad de la música en el cine está carente de glamour, ya que surge por la necesidad de tapar y ocultar el sonido de los enormes proyectores que coexistían dentro de la sala con el público, así pues se escuchaba una música continua en el fondo.

cine-musica

Ya fue en los años 60 cuando surge el término canción tema, siendo esta una visión comercial de música pegadiza que acompañara a la película, y que esta llega hasta nuestros días en uso.

PSICOLOGÍA.

Desde el punto de vista de la psicología la parte sonora de un mensaje audiovisual tiene la dualidad de consonancia/disonancia y el espectro enmascarado.

La consonancia, son aquellos sonidos que el oído escucha como placenteros, y por tanto acepta, mientras que la disonancia, son aquellas frecuencias de sonido que el oído rechaza por tensas y molestas.

Las diferencias entre ambas, también influyen factores como la educación, la cultura, la localización del individio….

Mientras que el espectro enmascarado son aquellas frecuencias a baja energía que pueden pasar desapercibidas, estas resultan importantes para introducir mensajes subliminales en ellas.

El sonido estereofónico se puede decir que es un medio donde el que escucha está atrapado.

La persuasión es una palabra relevante dentro del marketing y la publicidad, ya que esta, está fuertemente relacionada al modelo AIDA, Atención, Interés, Deseo, Acción, la música es sin duda un elemento persuasivo, que se puede utilizar como forma de condicionamiento Pauloviano.

modelo-aida

Con el tiempo y la tremenda evolución del marketing, el modelo AIDA evoluciona al modelo NAICDASE, que ahora empieza por las Necesidades, es decir el problema o la oportunidad de un cliente, después la atención e interés, sale la Confianza, sin la que se dice no habrá deseo ni acción, y posteriormente la Satisfacción a esas necesidades, y la Evaluación del cliente.

El modelo clásico de AIDA, se transforma a el modelo de marketing de Necesidades vs Expectativas o Satisfacción.

Esto hace que desde los años 50, se hayan realizado numerosos estudios para determinar en qué medida, la música de un anuncio interfiere en la atención del mismo, compresión del mensaje y motivación.

Un estudio de la universidad de Stanford, media en que mesura, los sentidos eran relevantes en el apartado cognitivo del ser humano, y si la vista lo era en un 83%, el oído lo era en un 11%, esto quiere decir, que un elemento visual y musical, tiene un 94% de valor sobre el cómo aprendemos y entendemos su mensaje.

Su importancia combinada es tal, que si, citando la misma fuente, observamos el recuerdo de un mensaje, pasado tres días, si este sólo ha sido visual, tiene un 20% de recuerdo, si sólo fue auditivo, el 10%, pero si fue visual y auditivo, tiene una tasa de recuerdo del 65%.

PUBLICIDAD

La publicidad es pura persuasión, mostrar en poco tiempo, un producto o servicio con una clara intención de dirigir el mensaje, siendo este un elemento fundamental en el marketing.

Dentro de los elementos contenedores del éxito de un elemento publicitario, es la música uno de ellos, evidentemente siempre que el medio empleado lo permita, pero es en estos casos, donde la música se bate con otros aspectos, como el diseño, colores, posición, ubicación… ese mencionado éxito de nuestro mensaje de cara a la galería.

La música como ya hemos dicho, puede llevar a atrapar y secuestrar al que la escucha, y esto cuando estás intentando persuadir mediante la transmisión de mensaje publicitario, “secuestrar” al oyente resulta determinante para el éxito.

La elección de la música que aparecerá en nuestra publicidad, determina de forma inexorable los procesos mentales que despierta, y que por tanto hacen digerir ese mensaje, la música de forma análoga, son los jugos gástricos de un anuncio, que permiten digerir ese mensaje, a veces distante del oyente, y de lo que el a priori cree que son sus necesidades. Y es que nada crea más engagement en la publicidad que la música.

[quote_box_center]“Los consumidores del futuro… no estarán sentados durante un anuncio a menos que reciban algo a cambio de su tiempo” Direct Marketing, 1994[/quote_box_center]

A veces ese algo, no es más que una melodía o una canción que quieres escuchar aunque sólo sean 30”, porque te da alegría, te recuerda algo, o afecta a tu estado de ánimo de forma positiva.

La música también permite segmentar al público, mucho antes que otras herramientas online lo permitan de una forma más precisa, ya que, cada estilo musical, define a un tipo de persona, a un estereotipo tal vez, pero mediante la música, puedes llegar de forma precisa a diferentes nichos de mercado, y enfocar el mismo hacia el público objetivo.

La célebre productora de televisión americana Tina Raver dijo: “una imagen vale más que mil palabras. Añádale música y valdrá más de un millón”.

CONSEJOS

[dropcap type=”1″]1[/dropcap] La música es pura persuasión, y genera en quien la escucha un sentimiento, de forma que se empatiza muy rápido, es por ello que antes de elegir la música de tu publicidad, deberás tener claro que sentimiento quieres generar, y si este, tiene relación con el mensaje que quieres aportar.

[dropcap type=”1″]2[/dropcap] Tu público objetivo, ya hemos dicho que la música segrega, si quieres llegar a la banda de público mayor de 55 años, tendrás que seleccionar un tema musical acorde con ello, de modo que las bandas fuera de tu nicho no sean relevantes, teniendo en cuenta que hay estilos musicales más definidos, para hombres, mujeres, edades, poblaciones y niveles culturales, y hay música del mismo modo mucho más universal a cualquier escala.

[dropcap type=”1″]3[/dropcap] Por mucho que te guste un tema musical, este no debe esclavizar tu publicidad, antes que nada, manda el mensaje de tu publicidad, aunque no sea tu canción favorita, esa puede ser la idonea para tus objetivos.

[dropcap type=”1″]4[/dropcap] Debe ser correcta con tu marca, es decir, piensa que vas a crear memoria audiovisual, y por tanto, lo que buscas es que esta música identifique tu marca, por tanto, piensa si su letra, es acorde con tu identidad.

[dropcap type=”1″]5[/dropcap] Que esté de moda, no significa que te vaya a funcionar, puede que una canción este de moda, pero que no tenga nada que ver con tu empresa y mensaje, son muchos los anuncios que han sacado a la luz temas escondidos y que los han convertido en populares. https://www.youtube.com/watch?v=Pfi1UQ_PKQI que fue tema principal del trailer de este conocido videojuego https://www.youtube.com/watch?v=sYWF2-WkDvU

[dropcap type=”1″]6[/dropcap] Piensa que, es fácil que, o no encuentres el tema apropiado, o que habiéndolo encontrado, lo tengas que adaptar a 30-60”.

[dropcap type=”1″]7[/dropcap] No te olvides de los derechos de autor, sino quieres tener un disgusto, si no puedes permitirte pagar por una canción sus derechos de autor, en internet hay sitios donde existen canciones de librería para uso libre, incluso en algunas puedes comprar una canción por poco euros, 10-20 euros, no en exclusividad, pero buenas producciones que utilizar tranquilamente.

[dropcap type=”1″]8[/dropcap] No confundas la música, con un jingle, el jingle es un producto cantado, a diferencia de la música, en el jingle lo que principalmente se escucha es la iteración de un claro mensaje y la marca o producto. Quien no recuerda esta melodía, de nada menos que 1996 https://www.youtube.com/watch?v=GtaDe9Hl47g