En este blog entre otras metas pretendemos traer la creatividad de unas y otras formas, y en esta ocasión, vamos a la teoría pura, con el concepto de los sombreros que en los años 80, Edward de Bono puso en papel, y que 30 años después se sigue empleando en los procesos creativos de las buenas agencias de comunicación.

Esta metodología de trabajo, que puede en primer lugar resultar algo más compleja de entender, se torna más sencilla a medida que la empleas en tus briefings creativos, esta metodología está basada en el uso de sombreros, los cuales representan roles, que vas adaptando ante un proceso creativo en grupo.

En si mismo esta técnica representa lo que el propio de Bono explico en el libro “Seis Sobreros para Pensar” sobre el pensamiento lateral, y que seguramente ocupará una entrada próxima de este blog sobre la creatividad. A continuación os resumimos los roles de los 6 sombreros del pensamiento y lo que ellos representan, y como una imagen vale más que 100 palabras, además os dejamos un video que explica el proceso.

Publicidad

 

  • Sombrero blanco: el sombrero de los datos y cifras, objetivo y neutral.
  • Sombrero rojo: representa los sentimientos, sin necesidad de justificación.
  • Sombrero negro: para ser críticos de una manera negativa, explicar por qué algo no podría funcionar.
  • Sombrero amarillo: al contrario al negro, se intenta explicar los aspectos positivos y optimistas sobre algo.
  • Sombrero verde: sombrero creativo y está íntimamente relacionado con su idea de pensamiento lateral o divergente, explica soluciones creativas.
  • Sombrero azul: es el que controla al resto de sombreros, un lider que controla el proceso y recoloca si hace falta y sintetiza lo expuesto.

Como podéis ver, este método es francamente completo, y permite en una reunión de grupo, que sus actores, vayan intercambiando los distintos sombreros, haciendo exposiciones en función de su color, salvo el caso del rojo que es puro sentimiento, lo cual lleva a procesos creativos muy resolutivos ya que obliga a un pensamiento lateral.

No en todos los procesos creativos emplearemos todos los sombreros, pero si conviene conocer esta técnica y ponerla en práctica si en tu empresa aún no lo hacéis, os sorprenderéis de la efectividad del trabajo y como es posible conseguir resultados muy creativos, con una afinación y funcionalidad, llegar a soluciones que a priori resultaban complejas, ya que no únicamente tienes un rol en el briefing sino que según se desencadena puedes adaptar diferentes posiciones.

Os animamos a que probéis esta técnica para fomentar el pensamiento lateral.